Cursos SAMIC 2016

Disertante: Patricia Bozzano

Nombre del Curso: "Para verte mejor"

Duración: 10 horas

Audiencia: profesionales que no tienen formación en física,técnicos y  alumnos de grado. 

Cupo: 15 personas

 

Temario:

Interacción de los Electrones con la Materia. El Microscopio Electrónico de Transmisión. Teoría Cinemática de la Difracción de Electrones. Contraste de Defectos Cristalinos según la Aproximación Cinemática. Microscopía Electrónica Analítica y de Alta Resolución. Preparación de Muestras.

Descripción del Microscopio Electrónico de Barrido, sus diferenetes detectores y sus diferentes modos de operación: alto vacío, bajo vacío y ambiental. Interpretación de las Imágenes. Microscopio de Haz Iónico Focalizado (FIB). Microanálisis Dispersivo en Energía de Rayos X. Aplicaciones al Estudio de Aleaciones y Cerámicos, Fractografías y Análisis de Segundas Fases.

 

Resumen:

Con buena iluminación y a 30 cm de distancia, el ojo humano puede distinguir dos puntos separados 0.1 mm. Si los dos puntos estuviesen más cerca, nuestro ojo vería solo uno y más bien borroso. Esta distancia es llamada  poder de resolución del ojo humano. Instrumentos como la lupa o los microscopios ópticos pueden ser utilizados para magnificar esta distancia y permitir al ojo distinguir puntos separados por una distancia aproximada de 0.1mm.

Con el microscopio óptico se puede magnificar hasta 2000 veces el tamaño de un objeto y resolver detalles de 0.2 micrones. Este límite esta dado por la naturaleza ondulatoria de la luz visible, ya que la física nos dice que en ningún instrumento se pueden resolver detalles más pequeños que la longitud de onda de la radiación con la que se está observando.

En el caso de la luz visible, la longitud de onda más pequeña que puede detectar el ojo es precisamente, de 0.2 micrones. Para poder sobrepasar este límite, es necesario diseñar instrumentos que no utilicen luz para formar la imagen: una alternativa es iluminar con electrones.

Alrededor de 1920 se descubrió que electrones acelerados que viajaban en el vacío se comportaban como la luz. Seguían trayectorias rectas y tenían una longitud de onda 100.000 veces más pequeña que la luz.

Más aún, se encontró que el comportamiento de los electrones frente a campos eléctricos y magnéticos era similar al comportamiento de la luz visible en espejos y lentes. Precisamente, un haz de electrones acelerados por un alto potencial eléctrico constituye la fuente de “iluminación” de los microscopios electrónicos, instrumentos con los cuales se alcanzar resoluciones cercanas 0.1 nm.